MODERNA BUENOS AIRES

Hospital de Pediatría “Profesor Dr. Juan R. Garrahan”

1971 - 1987

Salud

AUTORES

  • Arq. Fernando Aftalión
  • Arq. Bernardo Bischof
  • Arq. Jorge Do Porto
  • Arq. María Teresa Egozcue link
  • Arq. Beatriz Escudero
  • Arq. Guillermo Vidal

UBICACIÓN

Combate de Los Pozos 1881

Parque Patricios

ver en Google Maps Ubicación en Google Maps

MEMORIA

Programa:
El Hospital Nacional de Pediatría de Buenos Aires tenía previstas las siguientes funciones: a) Atención a la demanda pediátrica de la más alta complejidad, b) Docencia y c) Investigación.

Para ello debía proveerse la organización de la atención pediátrica del área metropolitana de tal manera que el establecimiento actuara como hospital de referencia para atender la patología de la más alta complejidad y en el que pudieran incorporarse nuevas técnicas de atención médica y a los nuevos campos de investigación y enseñanza que le permitan mantener una oferta actualizada y acorde con el lugar que debe ocupar dentro del sistema de atención médica pediátrica.

El programa incluyó los siguientes sectores: Dirección y Administración; Consultorios Externos, para atención de pacientes ambulatorios; Hospital de Día, destinado pacientes externos que necesiten tratamientos oncológicos, pruebas y estudios funcionales, otros combinados de fisioterapia, reeducación, terapia ocupacional, y socialización a través de distintas actividades grupales; Servicios Auxiliares de Diagnóstico y Tratamiento que agrupan los sectores destinados a Centro Quirúrgico, Laboratorios Clínicos y de Investigación, Hemoterapia, Hematología, Radiología convencional y especial, Medicina física, Rehabilitación y Anatomía Patológica. 450 camas de Internación por cuidados progresivos. 150 camas de Terapia Intensiva, Neonatología y Quemados. Docencia e Investigación, Residencia médica (88 habitaciones), 14 Aulas, Biblioteca, Aula Magna 200 plazas, Cirugía experimental, Bioterio. Estacionamiento para público (400) y personal (800), Helipuerto para máquina asistencial de 11 toneladas.

Memoria:
Horizontalidad: la condición de horizontalidad, necesaria en un Hospital para obtener la máxima fluidez en las comunicaciones, se hace fundamental en el pediátrico teniendo en cuenta el tipo de pacientes.

Sistema abierto: la necesidad de dar respuesta a las premisas indeterminadas de flexibilidad y crecimiento requiere un sistema abierto, de puntas libres, de dudosa resolución a nivel, ya que la necesidad de circulaciones diferenciadas para personal y público, coexistiendo en el mismo nivel, genera “rings” circulares que cierran la forma y crean abarreras a la libre expansión de los sectores.

El crecimiento lateral, en cambio, se libera si se estructura una espina distribuidora de público y de técnicos en distinto nivel, que permita el movimiento de personal de una manera fluida y que conecte puntualmente al público en los baldosones de espera.

Área servida de atención médica: el área así comprendida entre vías técnicas y públicas requiere un tipo de abasteciemiento lineal e instalaciones que completen sus necesidades totales, sin crear barreras a la expansión libre obtenida.

Determinación del sistema de niveles: los conceptos anteriormente enunciados generan la necesidad de establecer un único nivel distribuidor (entrepiso técnico), verticalmente ambivalente, que sintetice en sí mismo todos los elementos de servicio necesarios a los niveles de atención médica ubicados por encima y por debajo del mismo (redes de instalaciones, canales de abastecimiento de cosas, comida, papeles, etc.).

La espina del nivel distribuidor mueve al público a lo largo de un canal con forma de embudo, que le permite llegar, mediante rampas de suave pendiente, hasta las esperas puntuales de ambos niveles de atención.

Esta verdadera calle pública, contiene todos los servicios que el público necesita.

Interrelación de sectores: las espinas transversales se distinguen por permitir mayor fluidez operativa a la trama médica y se van ubicando a lo largo de ellas los sectores que por sus características requieran una mayor eficiencia fundacional de rapidez. Si el Hospital transforma su rol, las espinas podrán cambiar sus caracterizaciones.

Flexibilidad y Crecimiento: el resultado del sistema de interrelaciones y movimientos es una infraestructura abierta, con crecimientos laterales del 100%, con áreas servidas libres, divisibles con paneles móviles en un 100%.

La propuesta es prospectiva, en el sentido de permitir un funcionamiento hoy y aquí, con las condiciones del país y la adaptación sin restricciones a la realidad futura.

La estructura de hormigón armado está propuesta con luces que permitan una amplia flexibilidad en las áreas de atención, pero compatibles con un sistema constructivo dentro de los límites razonables de la economía.

Crítica del Jurado
El proyecto tiene la ventaja de resolver todo el establecimiento en dos niveles, relacionando desde una calle central el nivel intermedio mediante rampas. Los accesos se disponen con claridad y con buen criterio, se han diferenciado los de público y pacientes, con los de abastecimiento y personal, en ambos extremos del edificio.

La localización del abastecimiento en el entrepiso técnico, brinda las posibilidades máximas de crecimiento.

La obra finalmente se construyó cambiando el terreno por el perteneciente al ex Arsenal Esteban de Luca, previsto con anterioridad para centro deportivo. La obra se inició en 1975 y finalizó en 1983.

El Hospital fue bautizado con el nombre del Dr. Juan Patricio Garrahan, uno de los médicos pioneros de la pediatría en la Argentina.

Se inauguró durante la presidencia del Dr. Raúl Alfonsín, el 25 de agosto de 1987, 18 años después de haberse producido el llamado a Concurso. Se encuentra funcionando a su máxima capacidad y atiende pacientes de alta complejidad provenientes de la Argentina y países vecinos.

Bibliografía

  • Schere, Rolando. Concursos 1826-2006. Buenos Aires : Sociedad Central de Arquitectos, 2008.

OBRAS RELACIONADAS